La adaptación

“Los finales felices no existen.  Existen los finales prematuros, oportunistas, y sesgados sabiamente justo antes del desmorone”Un nazgûl en día de colada.

Si una triste camiseta de mithril puede soportar la estocada de un troll, unos calzoncillos del mismo material pueden disimular una erección.  Quizás los nobles elfos no tuvieran en mente semejante propósito para su excelsos materiales y talleres de costura, pero hay que adaptarse a los nuevos tiempos. La guerra y  los artilugios para todo lo que venía siendo la matanza indiscriminada son cosa del pasado. Desde que el señor oscuro fue derrotado y las huestes del mal expulsadas de la faz de la tierra media, las prioridades han cambiado a la vez que se han mercantilizado. Y si no que se lo digan a Gandalf, que de mago errante con amagos de traficante de fuegos artificiales ha pasado a ser la imagen publicitaria de las principales marcas de detergentes y de los tratamientos de blanqueamiento dental más exclusivos. Insisto en que hay que adaptarse a las necesidades de esta nueva sociedad multirracial que amanece sin el miedo e inseguridad que genera la posibilidad de que un ejército de monstruos arrase tu poblado o que un dragón avaricioso devore a tus familiares. Ahora la gente está tranquila y relajada, y lo que antes querían que sirviera para matar, aplastar y desmembrar, ahora desean que sirva para presumir, fardar y ostentar. Por eso los maestros herreros enanos deberían aceptar cuanto antes las condiciones que les impone la cámara de comercio de Gondor. Nadie dice que sus armaduras y mandobles sean baratijas ni que carezcan de un enorme valor sentimental, pero deben entender que lo que se requiere de sus fraguas ahora mismos son zapatos de tacón y bolsos de diseño. Y si a esos insolentes retacos barbudos no les da la gana de entrar en razón se trasladará la producción al campamento de los trasgos, que trabajarán encantados por un tercio de su salario.

No sé si la comedia es igual a tragedia más tiempo, pero lo que sí sé es que el ansia de consumo es igual a la ausencia de tragedia. Y la paz trae consigo un nuevo mundo del que yo, el urbanista bajo la montaña, pretendo sacar tajada. Está todo planeado. Alquilaremos Rivendel para celebrar bodas y bautizos. Aprovecharemos la nueva ordenanza de suelo urbanizable que se aprobó casualmente justo antes de terminar la guerra para construir una zona residencial de lujo en las miles de hectáreas calcinadas de Mordor. Usaremos el río que atraviesa el bosque negro para realizar competiciones de rafting y piragüismo. Organizaremos visitas guiadas a Moria. Convertiremos el Abismo de Helm en un parque temático en el que los visitantes podrán hacerse autorretratos al óleo ahí  dónde niños y ancianos fueron obligados a combatir hasta la muerte. Transmutaremos la masacre en negocio. Capturaremos y domesticaremos a las dichosas y oportunistas águilas gigantes y las convertiremos en la atracción estrella de un espectáculo de circo que iniciará su gira mundial en La Comarca; les enseñaremos a tocar la trompeta. Crearemos un jardín botánico de ents. Industrializaremos la producción de esa fantástica mermelada que hacen los hobbits y franquiciaremos un puesto de venta al lado en cada abrevadero desde Rohan a la cima de Orodruin. Cazaremos y disecaremos hasta el último orco que quede vivo para que adornen los museos y las estancias de las casas de alta cuna de la ciudad blanca. No digáis genocidio, no digáis atrocidad. Decid ley de la oferta y la demanda. Decid adaptación. Decid mundo sin un vil y cíclope azote que te obligue a escoger entre poseer o respirar.


Texto publicado en el Nº 30 de Obituario Magazine, dedicado a J. R. R. Tolkien. 
Corred (a seguir a la publicación en sus respectivas redes), insensatos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s